domingo, 27 de diciembre de 2015

TECNOLÓGICA RECONSTRUCCIÓN


A estas altura de la vida, en pleno
siglo de tanto avance tecnológico,
he de manifestar lo que me pasa,
trazando un dibujo y usando justas
palabras de desdicha,

jueves, 17 de septiembre de 2015

miércoles, 29 de julio de 2015

SEXTINA DEL ACRÓBATA

Y vivir quiero ahora entre las flores,                  
de crin reposo, yo inmortal noctámbulo,
a veces firme o torpe, un flaco acróbata
que entre las cuerdas toca un beso,
clavado al aire, vivo más que muerto,
el florícola demencial del sueño.

domingo, 17 de mayo de 2015

sábado, 25 de abril de 2015

EL CIELO QUE SE DISUELVE

En tus palabras se disolvía el cielo
y el mundo se desmoronaba en risos telepáticos
y las promesas sempiternas tiznaban sus mechones.
Yo era un inaudito deambulando en la galaxia,
Merodeaba el aeropuerto para dormir en sus escaleras,
tiritaba en las madrugadas, dibujaba lunas,
enumeraba piedras, envolvía árboles, coleccionaba avenidas.
El cielo se disolvía con garúas de metal,
los días oníricos desaparecían como dígitos,
había  pantallas en el  piso y acuarelas en el aire,
tú eras transparente para el anochecer.
Sobre tu cabello mariposas rectangulares
se mezclaban como cremas de  almizcles,
yo estaba encantado con los segundos que estabas frente a mí,
Aún persisten, en algún lugar del universo,
esos peregrinajes azules que hacíamos para ver
como caían meteoritos en el ártico.
Se disolvía el cielo, sonaba un violín en armónicas oscilaciones,    
ángulos rectos sobre la quietud se erigían como gigantes,
letargos catárticos azotaban con látigos de seda,
plúmbeos elefantes samaqueaban el camino,
estrépitos de brumas  colisionaban a toda velocidad
y sílabas asonantes caían como lluvia mientras el sol
lograba desterrar toda la oscuridad.      

domingo, 12 de abril de 2015

SAGRA DELLE CILIEGIE












Sardegna, junio de 2008.
¿Recuerdas el color de las cerezas sobre las mesas en verano?
Ese sabor que parecía el verde de las  aguas
y el rojo de un pecho enamorado.
Yo, el extranjero,  y con una dicción entrecortada
queriéndote decir que me iba pronto y que jamás el mar
que recorrimos en las costas mediterráneas tocaría con desidia
tus pies de cernícalo celeste, pero recuerda: 
solamente yo me acomodaba a tus palabras encendidas.
Mi piace la vita e il silenzio, decías itálicamente,
yo desconocía la refulgencia del tiempo
y los barcos de aventureros navegantes se alejaban cada tarde
del puerto y desde palcos saturnianos
vimos extinguirse días extensos y geométricos.
Las cerezas tenían otro dulce en tus manos,
¿por qué no se detuvo el tiempo en los árboles de la isla?
Todo evento así como sucede desaparece
y las entrañas no pueden con el curso de la letanía,
tú hiciste manjares que se guardaban en la nevera
mientras yo respondía cada mañana
a los zumbidos que me avisaban que el presagio
solo era una avenida larga que iba al firmamento.
Mi piace la vita e il silenzio, decías para retener
mi viaje, mi futuro naufragio
 y yo desconocía la refulgencia del tiempo. 

sábado, 14 de marzo de 2015

EFLUVIO

Junto mis ojos para alcanzarte,
oxigeno mis pulmones con brumas salvajes,
hurto la esencia del mar,
nado como un cetáceo y rodeo tus labios.
Lo que tengo  son ansias irascibles,
sublevados pensamientos
que llegan a los bordes del sur del planeta.
Me falta la fricción de tu raciocinio  y desfallezco,
un tortuoso sendero se desvanece entre pirámides.
Si pudiera tener el don del movimiento geológico,
abriría una montaña para sentir como te inunda
el agua redonda que envuelve tu cuerpo.
Gotas de brújula caen sobre el desierto sempiterno,
lo que me aturde es el deseo de pulir las costas
y vaciar el llano efluvio de sustantivos. 
Dentro un frasco de alhelíes está el deseo
de escucharte como una hipérbola quieta
entre islas blancas.  
Abrazo la alucinación de estar contigo,
lo que tengo son ansias irascibles
y un tortuoso sendero que se desvanece
entre pirámides.

  

sábado, 14 de febrero de 2015

NEVER LET ME GO


Nunca me dejes ir de la tierra, desprenderme de ti y
Escapar más allá  de la vía láctea como un meteoro
Vidrioso que se desgasta con el filo del tiempo.
Estoy en medio de las palabras esdrújulas,
Resarcido por gigantes glaciales que se derriten,
Ligado al núcleo de catástrofes de fuego, pero
Esgrimo los embates como una escuálida mangosta.
Te extraño, pero es difícil no extrañarte sin amor,
Mido la altura de las máquinas que van a las estrellas,
Escojo lirios entre  rocas etílicas, en el mar escucho
Gruñir un jardín como una médula,  y yo, desquiciado,
Observo la luz boreal que relumbra con tu afecto.

lunes, 9 de febrero de 2015

miércoles, 28 de enero de 2015

PARED DEL SOL



Si estuvieras  aquí, en mi silencio,
destruirías la soledad, me rodearías
con tu cuerpo delgado lleno de flores
y calor de montaña.
En la inmanencia me entregarías un arcoíris.
En mi habitación, en silencio, alucino que llegas
para regalarme tus manos de madera.
Y te veo descalza andando sobre la línea
del mar de una primavera gris.
Sácame, te imploro, del ruido de las máquinas,
libérame de la corta estadía de los desahuciados.
Qué agonía más dulce es retenerte en mis retinas.
Solo digo las palabras que se reflejan en la pared del sol,
palabras que anochecen con la luna.
Estás aquí, estas aquí, lo intuyo
porque me toca tu imaginado timbre
que envuelve consonantes en una piedra de miel.

(Medellín, Antioquia. Enero del 2015)